miércoles, 25 de marzo de 2015

CRÍTICA de LA CONFESIÓN DE CONSTANZA, de Christophe Paul

La confesión de Constanza - Christophe Paul

Conozco al autor Christophe Paul desde hace tiempo, pero hasta ahora no había leído nada suyo. La gente hablaba bien de sus novelas, así que no dudé ni un momento en apuntarme a la lectura conjunta, que prepararon los blogs Leer es viajar y La aventura de los libros, de su novela La confesión de Constanza.
Antes de continuar hablando y analizando la obra, agradecer a Christophe Paul por su ebook dedicado.

Y ahora sí, nos ponemos de lleno con la novela.
Todo comienza con una confesión de una mujer imponente, llamada Constanza, a su párroco. A partir de ahí conoceremos su historia, una persona que ha sido reprimida desde pequeña por su padre y después por el que este eligió que fuera su marido, para así perpetuar sus negocios.
Al principio nos encontramos con una Constanza que vive despojada de su libertad: no trabaja, usa ropa clásica, va a misa... Es una mujer sumisa. Pero no todo es lo que parece y es que ella no es así por naturaleza, simplemente la han moldeado a lo largo de su vida. Debajo de todo eso que muestra, nos encontramos con una mujer rebelde, que ama la libertad, muy fuerte; y todo esto lo iremos descubriendo según transcurre la historia, según la propia protagonista se va encontrando con quien realmente es y no con quien le hacen ser.
Constanza es la esposa de Massimo Di Lauro, un hombre con vínculos fuertes con la mafia, concretamente con la 'Ndrangheta y la Camorra. Un hombre machista como todo su entorno lo es, un hombre sin escrúpulos capaz de liquidar a quien le estorbe o le delate, un hombre al que le gustan demasiado las mujeres y no duda en llevárselas a la cama, un hombre que le está haciendo la vida imposible a su esposa.

Di Lauro espera un gran cargamento, tiene todo perfectamente planificado y no va a dejar que nada ni nadie fastidie su negocio, es por eso que cuando aparece el detective Fasio Smith, no dudará en hacer lo necesario para que no se interponga en su camino. Al mismo tiempo, Constanza comienza a despertarse de su letargo y a empezar a comprender y asimilar muchas cosas de su marido y su entorno que había obviado hasta ese momento. Y aquí es donde comienza todo...

Es una novela policíaca, sin duda, con un toque de romántica (sí, un toque, para mí no es una novela romántica como tal, pero sí que se habla de amor) y con viajes. Con misterios y secretos, mafias, drogas, violencia, asesinatos, infidelidades, religión... Y seguro que se me escapa alguna más.

El primer capítulo se centra en el ahora. A partir del segundo, retrocede unas semanas atrás para contarnos qué es lo que ha hecho que Constanza acuda hasta esa iglesia y confesarse. 
Cada capítulo comienza contándonos qué hace el protagonista en ese momento, para después ir hacia atrás y relatarnos qué es lo que le ha llevado hasta ahí y a partir de este punto la trama continúa contándonos lo que va sucediendo hasta el siguiente capítulo. Me parece una forma original y muy acertada, ya que el lector no se pierde en ningún momento una vez conoce la dinámica.

En cuanto al final, debo decir que es el que pide la historia, aunque muchos igual quisiésemos que fuese de otra manera. Me ha dolido, y no porque sea malo, más bien porque le cogí cariño a ciertos personajes y a ciertas relaciones; pero era así como debía ser.

La forma de escribir del autor es pulcra y fluida, los diálogos buenos, los capítulos cortos, y la trama atrapante (desde la primera página apenas pude parar de leer hasta llegar al final). 

Todos estos ingredientes hacen de La confesión de Constanza una novela que os recomiendo que leáis porque no os va a defraudar.

Conclusión final: una historia bien estructurada, de capítulos breves y personajes muy bien perfilados; escritura fluida y cuidada; que merece la pena leer.


PUNTUACIÓN GENERAL (sobre 10): 9,5

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada